jueves 25 de febrero de 2016
Carta abierta

Umberto Eco le dejó un consejo a su nieto sobre los sitios porno y él respondió

"Tratá de no creer que eso es el sexo", le dejó dicho el escritor a Emanuele de 15 años. Tras el entierro del escritor en Milán, el chico respondió con palabras conmovedoras.

El recientemente fallecido escritor y filósofo italiano Umberto Eco fue invitado hace un año por el semanario italiano L'Espresso a escribir sobre lo ocurrido en el año 2014. Eco decidió firmar una carta abierta a su nieto adolescente, Emanuele y, por extensión, a todos los jóvenes del mundo: "Quiero hablarte de un mal que ha afectado a tu generación e incluso a los chicos mayores que tú, que están en la universidad: la pérdida de la memoria". Además habló de la pornografía y el amor.

En ese texto le aconseja: “Si por casualidad vas a parar a alguno de los cientos de sitios porno que muestran la relación entre dos seres humanos, tratá de no creer que eso es el sexo, porque se trata de una puesta en escena para obligarte a no salir de casa a ver a las verdaderas chicas, mira a las chicas de tu escuela o de donde vayas a jugar, porque son mejores que las que ves en televisión y un día te darán más satisfacciones que las que ves en internet. Si yo hubiera descubierto el sexo a través del ordenador, tu padre no hubiera nacido y tú no existirías en absoluto".

Tras el entierro, Emanuele le habló así a su abuelo:

“Querido abuelo, quería hacer una lista, ya que las listas te gustaban tanto, de todas las cosas que hicimos juntos en estos 15 años pero hubiera sido muy larga. Pero tantas veces me preguntaron: '¿Cómo es tener un abuelo así?’ y yo, asustado, nunca supe dar una respuesta satisfactoria. Debo admitir que, desde que no estás empecé a pensar en eso. Desde chico aprecié tu afecto, tu generosidad pero, sobre todo, tu sabiduría. Luego atesoré tu inteligencia, tus conocimientos y tu sentido del humor, que nunca faltaba. Quiero agradecerte todas las historias que me contaste, todas las palabras cruzadas que hicimos juntos, los libros que me regalaste, la música que me hiciste escuchar y los viajes que hemos hecho vos y yo solos. Por eso, volviendo a la pregunta que siempre me han hecho, puedo decir que tenerte como abuelo me ha siempre colmado de orgullo. Gracias, abuelo”.
 

Dejanos tu comentario

¿Te lo perdiste? Encontrá todo lo que pasó en América