martes 13 de octubre de 2015
Para el aplauso

Sus compañeros le ceden 350 días para que cuide a su hija

Gracias a la generosidad de sus colegas, Jonathan Dupré podrá mantener su trabajo y estar cerca de Naëlle, que padece cáncer.

Jonathan Dupré podrá mantener su puesto de trabajo y cuidar de su hija Naëlle, de 5 años, que padece cáncer de riñón. Sus compañeros le han cedido 350 días de sus vacaciones para que pueda cuidar de la niña mientras dura el tratamiento. Esto es posible gracias a una ley francesa que permite traspasar vacaciones entre compañeros siempre que el jefe dé su autorización.

Jonathan y Marine Dupré es una pareja francesa que se enteró de que su hija Naëlle padece un cáncer, lo que obligaba a la pequeña a someterse a un duro tratamiento de quimioterapia.

"Por las pruebas y las sesiones de quimioterapia, había gastado ya todas mis vacaciones", señala Jonathan al diario Le Réveil. Ante esto, sus compañeros decidieron cederle días libres para que pudiera estar al lado de su hija. "Me enteré por correo. Me emocioné mucho. Era un peso para nosotros. Ahora no tenemos más problemas, ni para cuidarla ni para desplazarnos a las pruebas y a los tratamientos", concluye el padre.

Este acto tan generoso ha sido posible gracias a una ley francesa que permite que los trabajadores se cedan días de vacaciones entre ellos si este cambio cuenta con la aprobación de los jefes y si se trata de un caso justificado como el de cuidar de un familiar.
 

Dejanos tu comentario

¿Te lo perdiste? Encontrá todo lo que pasó en América