miércoles 15 de julio de 2015
AMERICA NOTICIAS 1RA EDICION

La extraña defensa de la mujer griega acusada de matar a su esposo

Dijo que Julio Caprarulo tuvo una muerte natural. Que las heridas en el rostro las provocó su perro cuando ya había fallecido. Y los golpes en la cabeza se los atribuyó a empleados del cementerio.  

El Tribunal Oral Criminal Nº2 de Lomas de Zamora sentenció a Panagiota Alexopoulos, la mujer de nacionalidad griega que estaba acusada de matar a su marido a golpes y de querer ocultar el crimen, a 16 años de prisión por el delito de "homicidio simple".

Tras el falló, la mujer habló en exclusiva con América Noticias y juró por su nieto que es inocente. En diálogo con Guillermo Andino y Mónica Gutiérrez, Alexopoulos aseguró que los golpes que tenía su marido fueron ocasionados por un perro y los empleados del cementerio.   
 
El hecho ocurrió el 26 de noviembre de 2011 y fue hallada culpable de matar a golpes a Julio Caprarulo (58), cuando dormía en la casa que compartían en el barrio Crucecita de Avellaneda, y de intentar cremarlo en el cementerio. La defensa de la mujer siempre sostuvo que la víctima murió por un ACV y que las heridas en la cabeza que se encontraron luego de la autopsia habían sido infringidas por un perro.
 
La investigación comenzó al día siguiente de la muerte. Estaba toda la familia en el cementerio Parque Iraola de Berazategui. La viuda dio un mensaje de despedida y cuando todo estaba dispuesto para la cremación, un llamado de una cochería cambió las cosas.
 
La funeraria alertó que el cadáver tenía heridas en la cabeza y enseguida no tuvo mejor idea que decir que "se las hizo su perrito, Aristóteles, un maltés trucho". "Lo quiso despertar cuando estaba muerto en la cama y lo lastimó con una patita", afirmó. Los investigadores no le creyeron e hicieron pruebas del reactivo luminol y dio positivo en las paredes de la habitación de la pareja. Ante las evidencias, la fiscalía no dudó en pedir 16 años de cárcel.
 
Desde el 14 de agosto está en su casa, cuando logró que le concedieran el arresto domiciliario para cuidar a su madre, de 90 años. Una vez que se escuchó el veredicto, su abogado dijo que van a apelar y que seguirá en ese lugar hasta tanto la sentencia no quede firme.

Dejanos tu comentario

¿Te lo perdiste? Encontrá todo lo que pasó en América