jueves 07 de enero de 2016
AMERICA NOTICIAS 1RA EDICION

Helicópteros y agentes de todas las fuerzas buscan a los prófugos en caminos rurales

Unos 500 efectivos patrullan alrededpr de unos 200 kilómetros de zonas rurales entre las localidades santafesinas de Matilde y San Agustín.  

Unos 500 efectivos de Gendarmería, Policía Federal, Policía de Seguridad Aeroportuaria, junto a agentes de la Policía de Santa Fe y el apoyo de tres helicópteros, patrullan unos 200 kilómetros de caminos rurales entre las localidades santafesinas de Matilde y San Agustín.

Según indicaron fuentes policiales, los agentes revisaban esos dos centenarios poblados de unos 500 habitantes cada uno, y las autoridades comunales le recomendaron a los pobladores no tener contacto con desconocidos y cerrar las puertas.

La policía local colaboraba, además, en el control de los caminos rurales porque si los que balearon a los gendarmes fueron los evadidos Martin y Cristian Lanatta y Victor Schillachi, no conocerían la zona.

Se hicieron además operativos en un galpón que funciona como hangar en la zona de Matilde, presumiendo que los prófugos pudieron haber usado una avioneta, pero luego se descartó esa posibilidad, precisaron las fuentes.

El lugar se encuentra paralelo a la ruta nacional 19, un acceso directo a la ciudad cordobesa de San Francisco. 
 
Comité de crisis

Inicialmente se constituyó un comité de crisis en la localidad de Franck, que más tarde se trasladó a San Carlos Centro, donde se organiza el operativo de búsqueda, que abarca a localidades de Santa Clara de Buena Vista, San Agustín, Matilde, Río Grande, los tres San Carlos y Coronda, entre otras. 

Se realizan grandes retenes al ingreso de gran parte de los pueblos y ciudades de la zona.

"La prioridad es que no dejen Santa Fe. No puedan salir de la provincia", es el objetivo que se plantearon las fuerzas federales y la policía de la provincia para evitar que los prófugos sigan con su derrotero de escape. 

En la localidad de San Agustín, suspendieron todas las actividades y recomiendan a los vecinos mantenerse en resguardo pero preocupa la situación de las familias que viven en los campos, de igual manera en las localidades cercanas.

El temor es que los prófugos, que hasta el momento se creen que van a pie tras dejar una de las camionetas después del tiroteo, accedan a algún vehículo de productores y vecinos de la zona, hiriendo a alguna persona en  el afán de escapar, o tomen a alguien de rehen.

Más allá del operativo montado y la intensa búsqueda, el destino de los evadidos aún es incierto porque hasta el momento se desconoce cómo se desencadenaron algunos de los hechos y dónde se encuentran.

Fuente: La Capital

Dejanos tu comentario

¿Te lo perdiste? Encontrá todo lo que pasó en América