jueves 22 de octubre de 2015
AMERICA NOTICIAS 1RA EDICION

Era una paliza y le recriminó al árbitro por no frenar antes la pelea

Ocurrió en Nueva Zelanda durante una combate de pesos pesados. Willis Meehan se cansó de pegarle a su compatriota Leamy Lakopo Tato, frenó la golpiza y se la agarró con el juez.

Curioso caso fue el que se dio durante una pelea de pesos pesados en Nueva Zelanda, en el que Willis Meehan le dio una verdadera paliza a Leamy Lakopo Tato, con la particularidad de que fue él mismo el que decidió dejar de pegarle antes de que el árbitro decida parar la pelea.

Luego de un primer round muy favorable a Meehan, que ya había tenido contra las cuerdas al pobre de Lakopo Tato, el segundo mantuvo la tendencia, hasta que la cantidad de golpes se hizo tan evidente que el propio vencedor le terminó recriminando al juez por qué no paró la pelea antes.

Para hacer todo aún más sorprendente, luego de molerlo a golpes (y mientras seguía quejándose con el árbitro por su tardía intervención), Meehan abrazó y acompañó a su rival hasta su rincón, con un gesto casi paternal.
 

Dejanos tu comentario

¿Te lo perdiste? Encontrá todo lo que pasó en América