sábado 26 de septiembre de 2015
AMERICA NOTICIAS 1RA EDICION

“Abriguemos a un niño”: tejer para ayudar a los más carenciados

Se trata de un grupo de tejedoras que arma mantas que luego se destinan a escuelas y comunidades rurales necesitadas.

El nombre que identifica a este conjunto de mujeres define casi por completo su función. “Abriguemos a un niño”, de ellas se trata, es una agrupación de tejedoras voluntarias que se dedica a tejer cuadrados para armar mantas con destino a los albergues, escuelas y comunidades rurales con grandes carencias.

Desde sus inicios en el 2006 y hasta la fecha, ya llevan entregadas más de 2700 mantas y van por mucho más.

En un comienzo, tejían para barrios con necesidades ubicados en el Gran Buenos Aires, pero luego, y por decisión del grupo, cambiaron el destino de sus tejidos y se pusieron en contacto con APAER (Asociación de Padrinos de Alumnos de Escuelas Rurales) y las donaciones comenzaron a ser enviadas a Santiago del Estero y Jujuy, hasta llegar a chicos de 17 provincias.

Las mantas, que miden 1,20 x 1,80 metros, se arman con 54 cuadrados de 20×20 cm y se pueden tejer en cualquier técnica: 2 agujas, crochet, bastidor o telar. El mejor hilado es el semi grueso, que no tenga pelos y en cualquier color, menos blanco y crudo porque van destinadas a zonas donde escasea el agua y se debe evitar que se ensucien rápidamente.

La organización, que tiene sedes en Adrogué, Belgrano, Coghlan, Once y Quilmes, pide a todos los que quieran colaborar que donen lana o tejan cuadraditos, debiendo, en ese caso, acercarse a la sucursal más cercana a su domicilio.
 

Dejanos tu comentario

¿Te lo perdiste? Encontrá todo lo que pasó en América