domingo 13 de septiembre de 2015
america_noticias

Acusan a dos hermanos de calcinar y descuartizar a sus padres

Durante el operativo, los efectivos encontraron un balde plástico que contenía restos humanos. Los detenidos tienen 22 y 25 años. Pilar conmovido por este doble crimen. 

Los cuerpos de una pareja que estaba desaparecida fueron hallados descuartizados y calcinados en una vivienda de la localidad bonaerense de Manuel Alberti, en el partido de Pilar, en Buenos Aires, y sus hijastros fueron detenidos por el doble crimen.Los sospechosos denunciaron a las víctimas por "violencia familiar" como coartada para justificar ante los vecinos la ausencia del hombre y la mujer.

El hallazgo se produjo anoche, alrededor de las 23.30, en la planta baja de la casa situada en la calle Sarratea al 2700.

Personal de la comisaría 4ta. realizó ayer un allanamiento en el inmueble a raíz de una denuncia por "averiguación de paradero" de la pareja, identificada como Ricardo Ignacio Klein (52) y Miriam Ester Kowalzuck (50), quienes habían sido visto por última vez el 1 de septiembre.

Durante el operativo, los efectivos encontraron un balde plástico que contenía restos humanos, por lo que se convocó al médico legista.

Según informaron fuentes judiciales a la agencia Télam, el perito confirmó que se trataba de restos humanos semi calcinados de columna vertebral y pelvis. También había cabellos, probablemente de sexo femenino.

Ante esta situación, los investigadores aprehendieron a Karen Daniela Klein (22), hija del hombre desaparecido, y Leandro Yamil Acosta (25), hijo de la mujer.

Además, en el lugar secuestraron 8.000 dólares, una pistola calibre 9 milímetros, una escopeta 12/70 y tres hachas que serán peritadas para determinar si fueron utilizadas en el doble crimen.

Las fuentes agregaron que, tras el doble homicidio, los detenidos denunciaron a Klein y Kowalzuck porque
supuestamente maltrataban y obligaban a trabajar a otros dos hijos mellizos de 11 años, ambos producto de esa relación.

Las pesquisas creen que eso era utilizado como pretexto ante los vecinos debido a la ausencia de las víctimas, ya que un juzgado de familia ordenó una orden de restricción de acercamiento a la vivienda.

El hecho es investigado por el fiscal general de San Isidro Eduardo Vaiani, quien está subrogando la Unidad Funcional de Instrucción Especializada en Delitos Conexos.

Diario Uno

Dejanos tu comentario

¿Te lo perdiste? Encontrá todo lo que pasó en América