martes 08 de septiembre de 2015
noticias_en_america

Absolvieron a Luque, el único sospechoso por la desaparición de Soledad Olivera

La Segunda Cámara del Crimen dejó en libertad al imputado por la desaparición de la joven de 28 años, ocurrida en noviembre de 2011. Estuvo dos años preso.

Mariano Luque fue declarado inocente por la desaparición de Soledad Olivera, ocurrida el 18 de noviembre de 2011 en la localidad de Tres de Mayo, de Lavalle. Tras dos años preso, el único implicado en este caso recuperó la libertad.

Por el beneficio de la duda, la Segunda Cámara del Crimen absolvió a Mariano Luque, con quien la mujer de 28 años mantuvo una relación de poco más de un año.

Los testigos y pruebas presentadas por el fiscal de Delitos Complejos Santiago Garay, el Ministerio Público a cargo del fiscal Darío Tagua y el querellante Fernando Peñaloza, no alcanzaron para condenar a Mariano Luque.

Además el Tribunal rechazó el pedido de Peñaloza, quien al comienzo del debate solicitó el cambio de carátula de privación ilegítima de la libertad por homicidio simple, debido a que se violaría el derecho a defensa y cambiaría toda la instrucción.

A pesar de esto, los jueces confirmaron que Soledad Olivera fue víctima de una privación de la libertad por alguien que no la dejó regresar a su casa como ella tenía previsto, pero consideró insuficiente y sin certezas para condenar a Mariano Luque como el responsable de esa privación de la libertad.

Marcela Giménez, hermana de Soledad, dijo entre llantos al término del juicio: "Yo estoy segura que él tiene algo que ver. Yo creo que él tenía que hablar y decir todo. Seguro que hay más gente metida en esto".

El debate

Durante las testimoniales que se realizaron desde que comenzó el juicio el 10 de agosto pasado, nadie pudo asegurar que vio a Soledad entrar en la finca de Luis Curallanca, padrastro de Mariano Luque, el 18 de noviembre de 2011, cuando la mujer de 28 años desapareció.

Solo una vecina se la cruzó, pero antes de llegar a ese lugar, por lo que no hay certeza si llegó o no.

Soledad salió de su casa cerca de las 15 de ese día luego de recibir un mensaje de texto de Mariano en el cual le indicaba que la esperaba en su casa, en Tres de Mayo, de Lavalle.

"Dejó el lavarropas andando y salió con lo puesto. Dijo que volvía en un rato", declararon sus hermanas, quienes aseguraron que Soledad jamás hubiese abandonado a sus tres hijos.

En la investigación se supo que Luque y Olivera se mandaron cerca de 100 mensajes ese día y una vez que Soledad desapareció él no se comunicó más con ella.

Sus hermanas fueron a los tres días a la finca para preguntarle su sabía algo de ella, pero Luque aseguró que nunca llegó a su casa.

Producción periodística: Alejandro Gamero
Diario Uno

Dejanos tu comentario

¿Te lo perdiste? Encontrá todo lo que pasó en América