viernes 02 de enero de 2015
mendoza

59 audiencias, 115 testigos, 68 ex detenidos, el juicio en San Rafael...

Por Gustavo De Marinis
demarinis.gustavo@diariouno.net.ar
@Monodemarinis

El terrorismo de Estado en Mendoza desde 1974 hasta que retornó la democracia, en 1983, no fue una nimiedad. Aquí hubo asesinatos, desapariciones de personas, detenciones ilegales (o sea secuestros) y ataques sexuales a hombres y mujeres cuyos verdugos no tuvieron empacho en saciar sus asquerosos deseos pese a la condición de indefensión, de salud (casi todos estaban seriamente lesionados, enfermos y heridos) y suciedad de quienes permanecían encerrados en minúsculos y apestosos calabozos.

También hubo torturas, con picana eléctrica incluida, físicas y psicológicas, saqueos en las casas de las víctimas, persecuciones, despidos y exilios obligados. Entre los secuestrados, además, hubo niños. Algunos fueron devueltos a sus familiares, y otros fueron apropiados por los captores y hoy se los sigue buscando.

La lista de fechorías es más extensa, pero con lo enumerado es suficiente para comprender lo que significó la represión, antes y durante la dictadura cívico-militar. Lo expuesto permite entender la importancia de los juicios por delitos de lesa humanidad que se realizan en todo el país.

Aquí, en la Ciudad de Mendoza, se desarrolla el cuarto y en San Rafael se inició el lunes el quinto. Y los datos, detalles y números que aportan cada uno de estos procesos judiciales son verdaderamente reveladores.

En el juicio que tiene lugar en Tribunales Federales de calle España se desarrollaron hasta ahora 59 audiencias. Pasaron 115 testigos, de los cuales 68 estuvieron detenidos ilegalmente y muy pocos de ellos se salvaron de la tortura. Militantes políticos y sociales, profesionales, gremialistas, estudiantes, obreros y ex funcionarios forman parte de la lista de quienes padecieron el encierro.

También han dado su testimonio familiares, amigos, vecinos y compañeros de desaparecidos. Aquí se investigan 64 casos de desaparecidos que ya no son tan desaparecidos porque gracias al juicio ahora hay indicios en algunos casos y confirmaciones en otros. Y hay responsables de lo que les sucedió.

En San Rafael comenzó el quinto juicio mendocino esta semana. Se investigan los padecimientos sufridos por 72 personas (niños incluidos), 14 de ellas desaparecidas.

Ahora empezó la feria judicial. En los primeros días de febrero se reanudan las audiencias. Quien lo desee puede asistir, tanto en Ciudad como en San Rafael, sólo presentando su DNI. Los imputados, como corresponde, tienen todas las garantías constitucionales. No hay revanchismo ni rencores, como nunca los hubo, y lo demuestra el hecho de que jamás nadie buscó justicia por mano propia. Sí hay ansias de reparación de la memoria y de que se escriba la verdadera historia.

Dejanos tu comentario

¿Te lo perdiste? Encontrá todo lo que pasó en América